martes, 16 de marzo de 2010

MIGRAÑA + EXAMEN = HORROR

Querido diario:
Anoche me acosté muy (quizá demasiado) tarde (hacia las 5 de la madrugada). Y los resultados de toda una noche de fiesta leyendo y estudiando los dialectos del catalán se han visto esta mañana, cuando mi cabeza me ha amenazado con una inminente crisis de migrañas. Por suerte, pronto he echado mano de mi caja de las medicinas y he sacado mi arsenal de ibuprofenos, zadiares, antalgines y demás, y me he intruducido así al menos (no sé cuántas exactamente) cuatro de estas grajeas por el gaznate. He decidido así que, para dar tiempo a mis queridas drogas de hacer efecto, lo mejor sería que me quedase en casa, aunque fuese sólo la primera hora de clase. Imaginad mi sorpresa cuando, vistiéndome a las 9 de la mañana, he recordado que en ese momento mis compañeros estarían empezando a hacer un examen de inglés. Sí, mierda... Pero luego me he relajado un poco, porque había conseguido aplacar el dolor de cabeza, y he pensado que seguramente mi profesora querría hacerme el examen otro día. No problem.
Así, me he presentado en el instituto a las 10, y la directora me ha salido al paso (¡qué miedo!)... aunque por suerte ha acertado el motivo de mi retraso a la primera.
He pasado la mañana tranquila. De 1 a 2 tenía que examinarme de los conocimientos adquiridos durante la noche, y la verdad es que no se me ha dado nada mal la prueba. (Aunque achaco a estos atracones de empoye muchos de mis dolores de cabeza, algunos tienen resultado.)
No tan bien, sin embargo, ha salido mi resultado en la prueba trimestral de historia... Pero en fin, sigo en mi línea, 6 y pa'lante. Cuando he visto el 5'5 escrito a lápiz en lo alto del examen, me he quedado... no sé, chafada. Y no porque esperase más, ni porque esperase menos; simplemente, porque ya sabía para qué me habían servido tantas horas de estudio.
Experimento últimamente unas ganas muy poco propias de mí de que se acabe este curso. Nunca me había pasado esto antes; por lo general, no me gustan las vacaciones (odio especialmente las de verano), pero este año las necesito como excusa para parar. Parar de pasar noches en vela para poder estudiar, sobre todo. Pero también para parar de pensar únicamente en las notas, y poder empezar a leer una novela sin que nada me lo impida; quizá incluso empezar a escribir algo importante yo misma sin miedo a no poder acabarlo. En fin, que necesito descansar.

5 comentarios:

  1. *Parece que nos hayamos cambiado los rolles. Tengo la sensación de que no quiero que termine este curso... Por lo que pueda venir después. Y por lo que no pueda venir. Bien gustosa me quedaría en 1º de bachiller de ESTE año, no repitiendo, sino que no pasase el tiempo*

    ¿Penitencia? xD
    ti voglio ben(¿n?)e, so obscena

    ResponderEliminar
  2. Te repites, tía x) m e has puesto el comentario dos veces...
    No me envidies tanto, es muy triste... ! :S
    Not ienes ganas de que acabe, en realidad tienes ganas de que desaparezcan todos los personajes que te molestan x)

    ResponderEliminar
  3. no lo voy a borrar porque así parece que hayan más...
    Y al final acabas queriéndolo. No puedo ni pensar en lo feliz que voy a ser este martes que hay excursión de la bicicleta xDDD

    ResponderEliminar
  4. kaskaskas cariñitos *O*
    echaré de menos a la loca de mi tutora T_T (pero yo, y toda la clase) (pero yo más) (pero la clase también) (pero yo mucho más *O*)
    Ves, tenía razon ^^

    Y noooo ! no lo voy a borraaar ! :) que no soy chitiii soy originaaaaaal xd

    ResponderEliminar
  5. Oh. Dios. Me siento muy identificada con lo que has escrito, exceptuando pequeños matices. Soy muy obsesiva estudiando. Suerte.

    ResponderEliminar