martes, 6 de julio de 2010

Su risa

Al principio me recordaba mucho a ti. No sé por qué. Quizá por su voz, que no tenía nada en especial, como la tuya. Quizá por sus movimientos, tan leves, tan suaves, que daban esa sensación de que a cada soplo de aire iba a romperse, como los tuyos, o por su manera de apartarse el pelo de la cara, tan parecida a la tuya. Quizá fue por el hecho de que su boca se torciera de una manera característica, que no tenía nada que ver con tu manera de torcer la boca, pero el hecho de que la torciera en sí te traía a mi memoria. Quizá me recordasen a las tuyas sus creencias. Quizá sus gustos se parecían a tus gustos. O quizá fueran sus palabras y sus costumbres las que me hacían pensar en las tuyas. No lo sé.
Lo que sé es que más tarde me di cuenta de que, en realidad, no teníais nada que ver. Esto tampoco sé explicarlo. A lo mejor fue porque la descubrí como una de esas personas que cantan las canciones (aunque no se las sepan) a todo volumen y a duo con la radio. O a lo mejor fue por su risa, tan sonora, tan alegre, tan fácil de provocar, y, sobre todo, tan distinta a la tuya.

2 comentarios:

  1. Qué bonito =)
    Me gusta cómo escribes ^^ encontré tu blog mirando ADV xD
    Si quieres pásate por el mío ;)

    ResponderEliminar
  2. me gusta como escribes ^^
    un beso! =)

    ResponderEliminar