miércoles, 10 de noviembre de 2010

Eres mi sombra

Casi nunca me esfuerzo por alcanzarla. Prefiero caminar detrás de ella, dejar que avance tranquila y observar sus caderas en plena tormenta y cómo ella se apartaba el pelo de la cara. Prefiero ser observadora omnisciente a limitarme a su perfil izquierdo.
Hoy me he arriesgado demasiado al intentar captar su olor. "Eres mi sombra", me ha dicho. Soy tu sombra...

No hay comentarios:

Publicar un comentario