lunes, 31 de enero de 2011

Escrutinio

Sentía su escrutinio cada vez que sus ojos la tocaban, sentía su mirada atravesándola como un rayo, de la cabeza a los pies, cada vez que se cruzaban por el pasillo. Cada vez que él se apartaba para dejarla pasar, ella sentía sus ojos de nuevo sobre ella, examinándola. Sentía aquella mirada de superioridad, de desprecio y deseo, todo a la vez, y le parecía que aquellos ojos negros podían adivinar todo aquello que estaba pensando. A veces ella se atrevía a devolverle la mirada, y la intensidad de la de él hacía que temblase de miedo, de emoción y sumisión.
El tiempo iba al ralentí, la gente que reía a su alrededor parecía callar, y todos se movían muy despacio. Él la desmontaba y analizaba cada pieza, ella se derretía, y ambos continuaban su camino, pero nunca, nunca llegaron a saludarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario