martes, 15 de febrero de 2011

Pájaros de Portugal

No conocían el mar
y se les antojó más triste que en la tele;
pájaros de Portugal
sin dirección, ni alpiste, ni papeles.
Él le dijo “vámonos”,
“¿dónde?” le respondió llorando ella.
Lejos del altar mayor,
en el velero pobretón de una botella;
despójate del añil redil del alma
de largo con camisa.
Devuélveme el mes de abril.
Se llamaban Abelardo y Eloísa,
arcángeles bastardos de la prisa
Alumbraron el amanecer muertos de frío.
Se arroparon con la sensatez del desvarío
tuyo y mío de vuelta al hogar;
qué vacío deja la ansiedad,
qué vergüenza tendrán sus papás.

Sin alas para volar,
prófugos del instituto y de la cama;
pájaros de Portugal,
apenas dos minutos, mala fama;
luego la Guardia Civil les decomisó
el sudor y la sonrisa,
las postales de Estoril, sin posada,
sin escudos y sin Visa.
Se llamaban Abelardo y Eloísa.
Bucearon contra el Everest y se ahogaron,
nadie les enseñó a merecer el amparo
de la virgen de la soledad,
¡qué pequeña es la luz de los faros!
Bucearon contra el Everest y se ahogaron
nadie les enseñó a merecer el amparo
de la virgen de la soledad,
¡qué pequeña es la luz de los faros
de quien sueña con la libertad
!

1 comentario:

  1. arcángeles bastardos de la prisa.. cuanta razón.
    Que linda letra, no la conocía :), pero Sabina suele tener esta clase de letras pensativas.
    Un beso!

    ResponderEliminar