viernes, 4 de marzo de 2011

Nada

Hacía tiempo que no me sentía tan inútil como me siento desde hace un par de semanas. Se suponía que esto era para lo único que valía, pero día a día me demuestro a mí misma que tampoco es así. Y si no valgo para esto, ¿adónde voy? ¿qué hago? Porque nunca se me había ocurrido pensar en una segunda opción. Es decir, soy una persona físicamente inútil, y la única forma de explotarme intelectualmente es ésta... pero, si no valgo para esto, eso quiere decir que soy completamente inútil. ¿Y qué hace una persona completamente inútil en el mundo? La palabra nada me resulta tan desagradable en este momento que no quiero usarla, y sin usarla no sé cómo seguir.
Me siento tan poco eficiente en todos los sentidos que la idea de tirar la toalla no deja de rondarme la cabeza. Pienso en dejarlo todo, no sólo los estudios y el trabajo, también las costumbres agotadoras, los dolores de cabeza y un poco hasta las relaciones sociales. En este momento seguir a este ritmo me parece mucho menos atractivo que encerrarme física y moralmente. Me clausuraría entre cuentro paredes, dormiría varios días, lloraría otros tantos y luego me dedicaría a leer, escribir y a observar el techo de la habitación a ratos.

2 comentarios:

  1. Vuelvo a escribir porque se me ha perdido el comentario.
    No sé si explicarte esto por aquí pero creo que este blog es lo suficientemente privado como para poderte escribirlo, lo pienso debido a que eres capaz de tratarte sin ninguna piedad en un blog "público" (la otra vez me había quedado mejor)
    Pienso que eres capaz para lo intelectual, no lo pienso lo afirmo, para lo físico no lo tengo así de claro pero yo te veo como una gran bailarina de danza clásica.
    Lo primero para ser capaz en cualquier ámbito es estar bien contigo mismo, es decir, tener una cierta "felicidad" en ti y eso es lo que tienes que buscar antes de plantearte si sirves o no sirves para x o para y. (Matemáticas!!! jajaja)
    Y ya sabes cuando necesites algo, da un silbidito!
    http://www.youtube.com/watch?v=HODAoBuIQtY

    ResponderEliminar
  2. Decirle adiós al mundo e irse a una habitación a leer, a escribir, y por qué no, también a llorar. Eso se nos ha pasado por la cabeza a más de uno en más de un momento. Sobre todo, como, cuando dices tú, tienes sensación de no progresar en lo más importante de tu vida, en lo único que verdaderamente te llena. Bueno, generalmente, esta sensación suele ser una errónea percepción temporal, sin más. Lo normal es que se supere...

    Pocas veces he comentado en tu blog, aunque me gusta mucho. Aprovecho también para decirte que el texto "¿Y si no lloro?" me encantó. Es genial.

    Saludos.

    ResponderEliminar