viernes, 17 de junio de 2011

"No llores, que me rompes el alma", me dijo, 
y yo recordé el día aquel en que colgó el teléfono con los ojos llenos de lágrimas, 
me pidió un caramelo de menta
y yo le di la caja entera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario