miércoles, 13 de julio de 2011

Nunca.

  Y luego están esos momentos en los que te das cuenta de que vives una vida terriblemente aburrida. Te pones a pensar y ves que caminas por una existencia totalmente abúlica y pasiva, y que no puedes hacer nada por que no acabe siendo banal. Hablas con los demás y nunca cuentas cosas sobre ti porque sobre ti no hay nada que contar. Todo lo que puedes decir de vez en cuando es: "He leído un libro muy interesante que trataba sobre..." ¿Y qué? A los demás les es indiferente lo que tú leas o dejes de leer. Y sólo lees, ves películas, escuchas música. Aunque a veces tienes ganas de bailar, nunca bailas. Aunque te indignas, nunca acampas. Nunca haces nada porque todas esas pasiones que no compartes con nadie en el mundo se han convertido en cargas vergonzosas que puedes cubrir con mangas largas en pleno mes de agosto, pero nunca podrás quitarte de encima.

2 comentarios:

  1. creo que no sos la única que se siente así!

    ResponderEliminar
  2. Hay personas aburridas haciendo muchas cosas; hay personas que no lo son en absoluto siendo muchas cosas.

    ResponderEliminar