lunes, 7 de noviembre de 2011

Eh?

  ¿Y si morimos solos y nadie nos llora? ¿y si dejamos de soñar? ¿y si no llegamos a Ítaca y Penélope se queda esperándonos? ¿y si no somos nunca el niño en el bautizo, la novia en la boda y el muerto en el entierro? ¿y si dejamos de reír? ¿y si nunca volvemos a hacer nada por primera vez? ¿y si los sauces dejan de llorar? ¿y si se calla la música? ¿y si nadie se pregunta si ya estaremos dormidos? ¿y si dejamos de luchar? ¿y si nos abren la cabeza y se nos escapan las tórtolas? ¿y si los ruiseñores dejan de cantar? ¿y si acaban de un plumazo con todos los cuentacuentos? ¿y si todos los poetas se desenamoran? ¿y si las niñas dejan de pintar rayuelas de tiza? ¿y si aprendemos más que el maestro? ¿y si una moneda realmente llega a valer más que un corazón? ¿y si se les enredan los hilos a los titiriteros? ¿y si se descuelga la Luna? ¿y si acaba de arder el Sol? ¿y si perdemos la Estrella Polar? ¿eh? ¿qué hacemos entonces?

2 comentarios: