jueves, 29 de diciembre de 2011

El amor por los perdedores 
–correspondido y no correspondido– 
no trae más que disgustos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario