lunes, 9 de julio de 2012

Y seguir.

  Aprovecho el final para grabarte, pero sin cámaras: grabarte con mis ojos, como he estado haciendo hasta ahora pero con más fuerza, con más ahínco, porque se me acaba el tiempo, porque quedan pocas miradas por contar antes de que llegue la penúltima, porque pronto nos perderemos de vista. Aprovecho el final para mirarte, coserte a mi tiempo, espacio y categoría, y dejarte anclado en mi recuerdo. Por si no vuelvo a verte. O para no desengañarme si volvemos a vernos. Por si puedo mirarte dentro de un tiempo (de unos meses, de unos años), para que nada de ti se me haya olvidado entonces, porque a lo mejor así es como si no hubiera pasado el tiempo. Te recuerdo tal como eras, sigamos por donde lo dejamos. Y seguir. Seguir por donde lo dejaremos dentro del poco tiempo que me queda para grabarte en mi memoria, a ti, a tus gestos, a tu manera de hablar. Seguir con esto que sé que no será eterno, aunque un día me lo llegase a parecer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario