lunes, 13 de agosto de 2012

Otoño

Creo que las personas que relacionan necesariamente la primavera con el amor no han vivido nunca un otoño. 
Un otoño en que las hojas que no se caen de los árboles se vuelven de color marrón. 
Un otoño en el que llueve, y ves la lluvia y oyes la lluvia y hueles la lluvia y sientes la lluvia. 
Un otoño de cielos empañados, de cuerpos en gabardina y en jerséis gruesos, de tazas grandes de café caliente. 
Un otoño de bolis nuevos. 

1 comentario:

  1. No podría estar más de acuerdo.
    A veces me pregunto si será el asfalto el que se refleja en el cielo los días nublados, o si el agua que nos cae hoy no son más que las lágrimas que lloramos ayer. ¿No es genial el olor de la lluvia? Adoro el otoño.

    ResponderEliminar