jueves, 24 de enero de 2013

por ti la vida entera, por ti la vida entera

  Estaba pensando que escribir sobre el amor es mentira. No el amor en sí, sino escribir sobre él. Que yo puedo escribir sobre mi amor, tú sobre tu amor, él sobre su amor, nosotros sobre el nuestro, vosotros sobre el vuestro y ellos sobre el suyo, pero nadie sobre el amor. Me atrevería a decir incluso que yo puedo escribir sobre mi amor escribiendo sobre amores muy diferentes. 
  Creo que mi amor es un sentimiento muy contradictorio. Y no hablo de "a veces te mataría, otras en cambio te quiero comer", sino de otra cosa. Hablo de que me resulta extraño que no todo el mundo se sienta como yo, y a la vez dudo que nunca nadie haya sentido nada parecido. Es bastante extraño.
  Hay quien se enamora de quien le hace volar. Lo sé porque leo mucho, y tengo entendido que esto es lo normal. Pero él no me hace volar. Él me convence de que no podemos volar (ni nosotros ni nadie), y luego me enseña lo bonito que es caminar. Y así me enamora. Y ya está.
  Por hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario