viernes, 14 de junio de 2013

   Algunos días tengo una sensación de alienación muy rara, como si estuviera viviendo el jueves, el lunes, el miércoles o el domingo de una persona a la que no conozco de nada. Y suena el despertador y no puedo creerme que haya sido yo quien lo ha programado a esa hora y con esa melodía la noche anterior. Y me levanto y parece mentira que el frío del suelo esté entrándome en el cuerpo a través de unos pies que son míos. Y me miro al espejo y no consigo adivinar de quién son estas ojeras ni este flequillo despeinado. Y me pregunto a quién pertenecerá este dolor de cabeza y de espalda porque no sé cuántas horas he pasado en esta cama en la que duermo pero que no es la mía, y a quién pertenecerá este nudo en la garganta si yo ni siquiera tengo ganas de llorar. Y leo en un cuaderno de cuadrículas verdes escritas en tinta verde palabras con una letra que se parece mucho a la mía pero que no es la mía. Y me toco la mano izquierda con la mano derecha y es como si no fueran mis manos, como si una de las dos estuviera dormida, o como si estuvieran dormidas las dos. Y todo esto me hace sentir muy triste: triste por la sensación de estarle robando su vida a una persona a la que no conozco de nada, como si hubiera comprado el último ejemplar de un libro en una librería y luego el libro no me gustase, aunque podría ser el libro favorito de alguien que llegó después de mí y ya no lo encontró; triste porque no soy capaz de recordar ningunas uñas, ningún ombligo, ningunas pantorrillas que me pertenezcan más que estos que no son míos.
   Me pasa algunos días. Como hoy.

4 comentarios:

  1. Me alegra saber que no soy la única que se siente así.
    Tú un viernes, yo un lunes. Y así.

    Precioso :)

    ResponderEliminar
  2. (has fet que se'm posin tristes les mans, el record proper,
    i vulguin deixar-te aquí una abraçada.)

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho la entrada, y me encanta tu forma de expresarte, usar tanto "Y" como conector, me chifla.

    Espero que visites mi blog!
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  4. No conozco esa sensación pero sí alguna parecida. Todos nos sentimos perdidos de vez en cuando.
    Buena entrada, me ha encantado tu forma de escribir.

    http://www.azucarycenizas.blogspot.com.es

    ResponderEliminar