viernes, 5 de julio de 2013

Suspiros de renfe

Acabo de ver suspirar a una vía de tren.
Os lo juro, la he visto.
Ha cogido mucho aire por la nariz,
se ha arqueado
y luego lo ha expulsado todo por la boca.
Sí, hablo de una vía de tren.
Os lo juro, ahora mismo.

Y me ha dado como un no sé qué,
-sí sé qué no:
no envidia, no nostalgia,
no anhelo, no-,
un no sé qué
como de lástima
o yo qué sé.

Yo qué sé por quién suspira la vía
-estoy muy segura de que suspira-,
si es por el tren, por un pasajero
o por la estación, pero es muy triste
pensar que quizá nunca suspire
con la cabeza de él sobre el pecho,
y de verdad la compadezco.

2 comentarios:

  1. Te juro que me lo he ido imaginando, como un túnel abriéndose más y más.
    :) Me ha encantado!

    ResponderEliminar