domingo, 25 de agosto de 2013

Ya sé que no puedo pedirte
que estés esperando en mi portal
cada vez que salgo a la calle,
ni que aparezcas para ahuyentarla
cada vez que mi tristeza acecha;

sé que no puedo pedirte
que sientas lo mismo que yo,
que sueñes, aún antes de dormir,
que tu almohada es mi pecho,
y que en lugar de contar ovejas
cuentas mis latidos,
ni que vibres cada vez que mi mano
pasea por tu espalda,
ni que encuentres mi nombre
en todas las canciones
o mis manos
en todos los vacíos;

sé que no puedo pedirte
que te mueras de miedo a perderme
o de ganas de verme,
ni que te eches de menos conmigo
o me eches de menos a mí,
ni que me quieras
siquiera.

Pero tú, por favor,
no me pidas
que no llore.

6 comentarios:

  1. tremendo. completo. no le quitaba ni le ponía nada.

    ResponderEliminar
  2. Acabo de caer aquí por casualidad, y me parece todo precioso. Me quedaré un rato en este suelo.

    ResponderEliminar
  3. Precioso, al fin y al cabo como tú!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario me intriga muchísimo. Ojalá supiera quién eres.

      Eliminar
  4. Eres una máquinaa espero que me dediques tu libro!!! Jajajaj


    PD: nos vemos mañana en griego jeejje eres la puta ama BUU!!

    BY:mi

    ResponderEliminar