miércoles, 8 de enero de 2014

Me tocó

y de pronto empecé a creer en una cuarta dimensión, en un universo paralelo, en la magia, en la belleza sin trampas, en la felicidad sin peros, en cualquier himno que él cantase, en cualquier bandera que cubriera su almohada, en las etiquetas, en las flores naciendo del pecho, en los pájaros llevándonos en su vuelo, en las casualidades, en el destino, en las corazonadas, en los principios de cuento, en los finales de película, en Dios, en la vida más allá de la muerte, en la vida más acá de la muerte, en morir por amor, en vivir de amor, en la eternidad, en todas las personas, animales y cosas, en él, en el amor, en mí; en muchas mentiras.

2 comentarios:

  1. Breve pero intenso.Que bonito es que despierten ese sentimiento en uno mismo, y que sea real.
    Un saludo!

    ResponderEliminar