martes, 6 de mayo de 2014

Cada persona es un mundo.

Dicen que cada persona es un mundo,
y tú eras el mío.
Me aprendí de memoria el mapa físico de tu espalda,
me bañé mil veces en esos mares que tienes entre las sienes,
caminé hasta Roma todos tus caminos,
aré los surcos de tus costados
y me quedé a dormir más de una noche
en el pozo sin fondo que guardas en las manos.
Me perdí en ti, ¿cuantas veces?,
sabiendo siempre dónde estaba.

Ochenta vueltas te daba en un solo día,
cinco semanas en globo por el cielo de tu boca,
viaje al centro de tu ombligo.

Ahora no encuentro la X en el mapa del tesoro.
No sé cuánto hace que no te miro a los mares,
pero yo tengo los ojos anegados en ausencia.
He perdido el rumbo,
no duermo desde que no duermo en tus manos.
Estoy dibujando para ti todas estas constelaciones
y tengo los dedos empapados de pintura.
Vuelve, que una persona será un mundo,
pero nosotros,
nosotros podríamos ser el universo entero.

2 comentarios:

  1. Precioso y el final sin respiración.
    Un saludo

    http://teoricaadelcaos.blogspot.com.es

    ResponderEliminar