viernes, 10 de octubre de 2014

Instrucciones para que el desamor no duela: prevención y remedio

1. Procure no enamorarse.


De no dar resultado el primer punto:

2. Durante el amor: aleje la relación amorosa de lugares de tránsito diario o preferente y minimice el número de escenarios comunes con la persona amada; bajo ningún concepto la lleve a su casa o a su cafetería preferida, al cine que concurra con sus amistades o a los parques de su barrio; evite en la medida de lo posible atravesar con ella calles que frecuente en su vida diaria.

Después del amor: pinte las paredes y reubique sus muebles, olvídese de los deliciosos brebajes de la susodicha cafetería, convenza a sus amigos para ir a unos cines algo más alejados y más caros y busque parques en otros barrios; acostúmbrese a los rodeos, modifique sus hábitos para tomar un camino más largo, menos directo, para evitar las calles atravesadas con la persona amada.


3. Durante el amor: nunca dedique canciones; o bien: seleccione con cuidado la música que desee hacer común a la persona amada: solamente dedique canciones y reproduzca en su compañía discos que más tarde no le importe desechar y no volver a escuchar; evite en la medida de lo posible buscar a la persona amada en sus canciones favoritas.

Después del amor: elimine de sus listas de reproducción las canciones dedicadas, deje de escuchar los discos comunes y limítese a aquellos no compartidos en modo alguno (no comentados, no oídos, no cantados en su compañía); aleje de sus oídos, aunque sean sus canciones favoritas, todas aquellas que puedan en algún modo recordarle a la persona amada.


4. Durante el amor: no lea; o bien: limítese a los libros que con toda seguridad no volverá a leer nunca, o resígnese a no volver a leer nunca los libros que elija; no subraye los fragmentos que le hagan pensar en la persona amada –ni siquiera con lápiz, pues nunca acaba de borrarse– y sobre todo no los comparta con ella; no le preste libros, no tome sus libros prestados; olvide la idea de leer los mismos libros que ella para comentarlos después; no lea ante la persona amada, no observe a la persona amada leer.

Después del amor: no lea bajo ningún concepto poesía y evite de manera sistemática toda la literatura de temática amorosa; deshágase o guarde, por si en un momento dado volvieran a resultar útiles, fuera del alcance de la vista todos los libros recibidos en regalo por la persona amada y los leídos durante el amor.


5. Durante el amor: al igual que con la música y la literatura, evite compartir cine; no vea las películas favoritas de la persona amada ni le muestre las favortias de usted; evite llorar junto a ella sus dramas y reír sus comedias preferidos; de nuevo, no vaya con ella a los cines frecuentados con sus amistades.

Después del amor: al igual que con la música y la literatura, deseche el cine compartido, recomendado o comentado; evite en la medida de lo posible las películas románticas; no vuelva a ver Memorias de África.


6. Durante el amor: no se tatúe.

Después del amor: no hay remedio.


7. Durante el amor: evite tomar fotografías de o con la persona amada, de o con su mascota, en su casa, en las cercanías o en los lugares mencionados en el segundo punto.

Después del amor: deshágase de las fotografías tomadas en formato digital o analógico; deshágase de la cámara incluso si resultara necesario.


8. Durante el amor: no adopte mascotas en común con la persona amada; de hacerlo, ame a la mascota exclusivamente por sí misma, nunca en relación con la persona amada.

Después del amor: continúe amando a la mascota exclusivamente por sí misma; rehabilítese a través del amor limpio de la mascota.


9. Durante el amor: no escriba; no vierta su amor en poemas ni la historia de su amor en narraciones ni sus reflexiones sobre la historia de su amor en ensayos; no apunte su nombre en las esquinas de todos los papeles que le caigan entre las manos; no le escriba cartas; no le deje notas entre las páginas de los libros mencionados en el punto cuarto; evite en la medida de lo posible llevar un diario.

Después del amor: continúe sin escribir y elimine todo lo escrito; imprima los archivos virtuales, únalos a los papeles conservados (escritos por usted o recibidos de parte de la persona amada) y quémelos en el fregadero; o bien: córtelos en tantos pedazos como le sea posible y arrójelos a una ráfaga de viento o al mar; o bien: deje que la mascota se los coma.


10. Después del amor, evite devolver a la persona amada sus regalos; esto conllevaría un intercambio que traería de nuevo a sus manos los regalos que usted hizo. Guárdelos para posibles usos futuros como se indica en el punto cuarto o elimínelos como se indica en el punto noveno. De producirse el intercambio, proceda igualmente con los regalos hechos por usted; o incluso empéñelos y compre una cesta bonita para la mascota, un collar con su nombre o un juguete con pito.


11. Cuando se dé cuenta de que es completamente imposible que el desamor no duela, respire hondo y espere el tiempo necesario hasta que todo haya pasado.


5 comentarios:

  1. Ojalá hubiera sabido todas estas cosas hace mucho tiempo...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Acabo de descubrir el blog y aquí me quedo, a esperar.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo en algunas cosas, aunque no sé hasta qué punto conozco el Amor.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Ironía fina y bonita. Me quedaré en el punto 11 todavía una temporada. Lo paradójico es que el dolor del desamor se sufre mucho pero se disfruta un poco.

    Un abrazo. Disfruten.

    ResponderEliminar
  5. Ingeniosa y maravillosa forma de aclarar que el amor duele...
    Y aunque todos los puntos son imposibles, ¿cómo pensar siquiera en cumplir el 1 o el 11?

    ResponderEliminar